Cuidados post-entreno: 5 tips para ahorrarte el fisio

Written by
Cuidados post-entreno contra contracturas y agujetas

Se suele hacer mucho énfasis en la dimensión nutricional del post-entreno, sin embargo muchas veces se dejan de lado otras consideraciones importaciones de cara al entrenamiento. La alimentación es tan importante como el propio entrenamiento para lograr adelgazar / ganar masa / ganar fondo. Sin embargo, una buena dieta no siempre permite prevenir o curar dolores musculares y contracturas. A todos nos gustan recurrir a los masajes y el Spa para aliviar la tensión muscular, pero si no quieres gastar todos tus ahorros en sesiones de fisioterapia para curar esas contracturas aplica los cuidados post-entreno que te damos a continuación.

Efectos no deseados

El exceso de ejercicio y actividad física puede conducir a una serie de trastornos y dolores musculares. Algunos tienen efectos de poca duración, pero te pueden impedirte seguir con tu rutina y cortar tu progresión.

Entre los más comunes encontramos los siguientes:

Agujetas: También conocidas como microrroturas de fibras musculares. Son las molestias más habituales y son generalmente una buena señal si el objetivo perseguido es la atrofia muscular. Se caracterizan por inflamación local y dolores que tardan pocos días en desaparecer.

Contracturas: Originadas en ocasiones por sobrecarga muscular, aparecen cuando los músculos, sometidos a esfuerzos y tensiones inhabituales pueden llegar a contraerse y no regresar a su estado inicial de reposo. No representan una lesión grave pero suelen impedir la realización de ciertos movimientos y duran más que las agujetas pudiendo incluso volverse crónicas

Dolores articulares: En margen de problemas de salud como el artrosis, ciertas malas posturas o el exceso de peso utilizado pueden generar estas molestias.

 5 tips de cuidados post-entreno para relajar tu cuerpo adolorido

  • Estiramientos: Paso obligatorio tras hacer ejercicio, permiten que los músculos se relajen y vuelvan a su posición de reposo. Siempre deberías dedicarles unos 10 minutos después de cualquier sesión. Realízalos gradualmente y sin forzar ni rebotar. Piensa también en inhalar y exhalar profundamente mientras estiras. Existen varios ejercicios claves para estirar correctamente.
  • Masajes y automasajes: consisten en a amasar lentamente y en profundidad los músculos ejercitados después de la sesión de deporte o gimnasio. Facilita la recuperación, relaja la musculatura y mejora el flujo sanguíneo. Se aconseja realizar estos masajes caseros entre 5 y 10 minutos por área o miembro. Aplica un poco de aceite o crema para masajear cómodamente.
  • Cremas: existen muchos relajantes musculares en forma de cremas, aerosoles o aceites. Proporcionan un alivio inmediato de las zonas doloridas al ser analgésicos y calmantes. Los productos de efecto frío calman el dolor mientras que los de efecto caliente permiten deshacer las contracturas.
  • Ducha / baño: a diferencia de la creencia popular el agua caliente para relajar los músculos no es la mejor solución. En cambio, recuerda como funcionan los Spas alternando tratamientos con agua caliente y fría. Puedes proceder de forma parecida cuando te duchas, unos segundos con agua fría y luego caliente. Una inmersión en agua fría resulta tan desagradable como eficaz a la hora de reducir el dolor muscular.
  • Bolsa hielo: finalmente la tradicional bolsa de hielo siempre viene bien para aliviar los tejidos dañados y quitar inflamación.

Último consejo

Estos cuidados post-entreno aplicados individualmente o en conjunto te permitirán recuperar rápidamente y prevendrán ciertas lesiones o daños más problemáticos. Sin embargo solo tratamos en este artículo de dolencias ligeras por lo que si sufres de dolores o problemas más graves te recomendamos acudir a tu médico o fisioterapeuta y dejar el ejercicio hasta que un especialista te diagnostique.

Article Categories:
Entrenamientos

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *