Los 8 errores que no debes cometer al entrenar

Written by
Entrena sin errores

Aunque entrenar no es tan complejo como la cirugía o la ciencia; el proceso de construir músculos, ganar fuerza y perder grasa requiere una gran cantidad de conocimientos y trabajo duro. Los que apenas empiezan a entrenar necesitan información adecuada para que puedan tener los mejores resultados sin lesiones, estrés o pérdida de tiempo.

Aunque los programas de entrenamiento evolucionen con el tiempo, lo que aprendas y uses desde el principio formará una base sólida que te servirá para todos tus años en el gimnasio. Asegúrate de evitar estos errores de principiante para empezar con unos buenos hábitos que te servirán por siempre.

  1. Seguir la rutina de los profesionales

No tiene nada de malo enterarte de cómo entrena alguien que admiras y que tiene años de experiencia, pero no trates de copiar lo que él o ella hace desde el principio. La mayoría de los profesionales han estado entrenando durante años para obtener esos niveles de desarrollo y tolerancia al ejercicio. La mayoría de esas rutinas reflejan sus niveles actuales, no su nivel inicial.

Empieza con un nivel de entrenamiento que tenga sentido para ti y será mucho más probable que puedas mantenerlo.

  1. Pasar del calentamiento

La mayoría de las personas que entra a un gimnasio se sienta como Superman al principio. No tienen dolores musculares o de articulaciones que les evite ir a por todo al empezar. Aunque sea tentador empezar a tope con tu entrenamiento sin antes hacer un calentamiento (5 minutos en cinta, calistenia, etc.), empezar frío puede traer consecuencias negativas posteriormente.

Crea el hábito de preparar tu cuerpo para el ejercicio intenso y eso ayudará a minimizar el daño a los músculos, tendones y ligamentos; permitiendo que entrenes a tope durante aún más tiempo.

  1. Pasar de lo básico

La mayoría de los gimnasios comerciales tienen una gran cantidad de máquinas para entrenar todos los músculos desde diferentes ángulos. Estas máquinas no tienen nada de malo, pero es común que los que empiezan a entrenar dependan de ellas durante todos sus programas.

Ciertamente, las máquinas y cables tienen un lugar importante; pero cuando estás empezando no hay ejercicios más efectivos que los de peso libre básico como sentadillas, peso muerto, remo, press, barras. Domina estos ejercicios primero antes de darlo todo en las máquinas.

  1. Mucho peso, muy rápido

Cuando se empieza a entrenar puede ser intimidante ver a gente muy “fit” levantar cientos de kilos, por lo que algunas personas tratan de “encajar” usando pesos similares. Pesos que son típicamente demasiado grandes para que cualquier principiante levante apropiadamente.

Usar mucho peso, muy rápido, no sólo es una total pérdida de tiempo sino que además puede provocar lesiones. Si todavía te sientes intimidado, considera esto: las personas con experiencia estarán más impresionados cuando un novato entrena con técnica perfecta y poco peso que al contrario. Sé inteligente y usa técnicas de ejercicio apropiadas desde el principio y un día tú también estarás levantando cientos de kilos con músculos tan grandes como tu poder.

  1. Sobreentrenar

Algunas personas te dirán que no existe tal cosa como “entrenar demasiado”, pero eso es totalmente falso. Sobreentrenar es un fenómeno real que puede evitar que obtengas el progreso óptimo de tus esfuerzos.

Muchos principiantes entrenan con entusiasmo e impaciencia, por lo que tienden a entrenar demasiado cuando empiezan. Creen que mientras más tiempo pasen en el gimnasio, más rápido llegarán a su meta. Pero recuerda; se gana músculo y se quema la mayor parte de la grasa mientras recuperamos y descansamos, y no mientras entrenamos.

  1. Sólo entrenar lo divertido

Muchas personas admiten que al empezar sólo entrenaban algunas partes e ignoraban otras. Especialmente aquellas que resaltan más cuando tienes una camiseta apretada.

No caigas en esta trampa y entrena todas las partes de tu cuerpo con el mismo esfuerzo e intensidad para que desarrolles un cuerpo proporcionado y con fuerza balanceado de pies a cabeza, por delante y por detrás.

  1. Elegir al compañero equivocado

Como mencionamos antes, inscribirse a un gimnasio puede ser intimidante. Es por esto que muchos principiantes eligen entrenar con un amigo o un compañero para darse apoyo mutuo. Esto no tiene nada de malo, pero es importante que la persona que elijas tenga el mismo compromiso que tú para entrenar.

Si has cometido el error de escoger a alguien que sólo va por pasar el rato, no aparece o misteriosamente desaparece cuando lo necesitas; lo mejor es aceptarlo y entrenar por tu cuenta (o conseguir otro compañero).

  1. Ser impaciente

Esperar que solo por comer bien, dormir bien y levantar suficiente peso pasarás de 60 kg a 130 kg en un abrir y cerrar de ojos es engañarte a ti mismo. Este tipo de impaciencia es común en principiantes, pero lamentablemente puede hacer que muchos se rindan antes de obtener resultados significativos. Si decides ir al gimnasio porque quieres transformar tu cuerpo, debes entender que, para la mayoría, el proceso es un maratón más que una simple carrera. Entrena inteligentemente, sé paciente y ten fe. Muy pronto verás esos resultados que has estado esperando.

Fuente

Article Tags:
Article Categories:
Entrenamientos

Comments are closed.